Thérèse Blanchard fue una de las modelos favoritas de Balthasar Klossowski de Rola, más conocido como Balthus. El pintor veía en ella la mezcla de ingenuidad y madurez propia de la adolescencia. En este lienzo aparece relajada y segura. La postura de brazos y piernas remite a los desnudos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, de manera que el pintor evoca las obras clásicas del pasado en un entorno moderno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.