Setsuko Ideta era una estudiante de 19 años de la Universidad Jesuita de Tokio cuando Balthus la conoció. Él tenía 54 años y ella, 19, la misma edad que el hijo mayor del pintor. Era una japonesa típica en la que, según Nicholas Fox Weber, su biógrafo, Balthus vio “la encarnación de mucho de lo que él apreciaba: la belleza femenina, la vitalidad juvenil, la inteligencia penetrante y los encantos y la falta de confianza de Oriente …” . En 1967 se convirtió en su segunda esposa, con la que tuvo dos hijos: Fumio y Harumi.

La habitación turca llamó el pintor el lienzo en el que Setsuko posa como odalisca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.