He aquí una tabernera del segundo siglo de nuestra era, década arriba, década abajo. El escultor quiso recordarla mientras trasegaba vino de un tonel a la jarra, para servirlo en el thermopilum, el centro comercial de la época. El mármol fue cincelado cuando la tabernera había muerto, como homenaje de su amante esposo. Descansa en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.