Se celebra hoy la festividad de Santa Águeda, a quien la iglesia católica presenta como patrona de las mujeres. Habría que preguntarse con qué intención pues la pobre tuvo una vida de lo más aperreada. A mediados del siglo III, cuando ella había decidido dedicarse a la vida contemplativa, la pretendió un tal Quintiliano, procónsul romano de Sicilia. Ante el rechazo de Águeda, el pretendiente quiso darle un escarmiento. Como la ley romana no permitía condenar a las vírgenes, mandó violarla, quemarla y, finalmente, cortarle los pechos. Así aparece en la iconografía cristiana, con los senos en bandeja, como advertencia a las mujeres de aquellos siglos y de los venideros.

En España la fiesta de Santa Águeda es una jornada en la que las mujeres se desentienden de las labores domésticas y organizan comidas o saraos en compañía femenina únicamente.

La imagen de Santa Águeda que abre el comentario es de Zurbarán (1630-1633) y se encuentra en el Museo Fabre de Montpellier. Las esculturas corresponden a imágenes de Gumiel de Izán y de San Esteban de Burgos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.