“Rosa, de 18 años en venta por 800 monedas”, reza el cartel en griego que pende del cuello de la joven esclava desnuda, sentada sobre una alfombra, rodeada de posibles compradores, a los que únicamente se les ve los pies, arremolinados para contemplar a la joven, pudorosa e indefensa. La obra es de José Jiménez Aranda (1837-1903) y responde al gusto por el exotismo y el orientalismo de finales del siglo XIX.

A pesar del indudable enfoque sensual del desnudo femenino, el encuadre parece sugerir una cierta denuncia social.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.