Fernande Olivier se llamaba en realidad Amélie Lang. Cambió de nombre para huir de un marido maltratador. Posó como modelo y tuvo una breve relación con Joaquín Suñer. Era amiga de Guillaume Apollinare y de otros artistas del momento. En 1904 conoció a Picasso, cuando él era un joven desconocido y se convirtió en su modelo. Posó para medio centenar de sus obras. Ella es una de las jóvenes de las Señoritas de Avignó. Fernande atraviesa la etapa cubista y el periodo rosa del pintor. Hasta 1912 mantuvieron una relación tempestuosa debido al carácter celoso de ambos. Fernande escribió dos libros en los que relata su vida junto al artista: Souvenirs intimes écrits pour Picasso y Picasso et ses amis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.