Los tres pliegues que dan nombre a la mujer de la escultura son los de la falda. Con esta obra iniciaba Julio González una serie centrada en la figura femenina realizada en la década de los treinta del siglo pasado. Con ellas el escultor se adentrará en su etapa experimental que le llevará a ser considerado el padre de la escultura en hierro del siglo XX.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.