De esta muchacha con mantón pintada por Francisco Iturrino en 1910 se conoce no solo su identidad -Amparo Fernández- sino su dirección y hasta el teléfono y sus muy buenas aptitudes para el posado.  

Amparo posa luciendo peineta de carey y claveles en el pelo y adornada con un mantón de Manila que se convierte en protagonista real del lienzo, tan del gusto en la pintura comercial de principios del siglo XX. En el Museo Carmen Thyssen de Málaga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.