Matilde -Leticia, Guillermina- Bonaparte (1820-1904) era sobrina de Luis Felipe Bonaparte, luego, Napoleón III. A los veinte años se casó con Anatole Demídov, un tipo rico pero violento, de quien Matilde salió huyendo poco tiempo después. El mismísimo zar Nicolas I autorizó la separación legal y en 1846 Matilde se asentó en París donde ya reinaba Napoleón III, primero como emperador y luego como presidente de la República, ejerciendo de primera dama de Francia.

La historia de Matilde ilustra los hábitos sociales de la élite francesa de la época. Demídov mantenía como amante a Valentine de Sainte Algegonde. La propia Matilde tuvo como amante a Émilien de Nieuwerkerke y si ella ejerció el rol de primera dama fue porque el emperador estaba soltero pero mantenía relaciones con Harriet Howard, dama inglesa divorciada.

Matilde, dama culta y aficionada al arte, mantuvo un salón literario por donde pasaron artistas de todas las tendencias políticas y artísticas: Paul Bourget, Gustave Flauvert, Edmond y Jules Goncourt, Ivan Turgeniev. Mantuvo una larga correspondencia con Theophile Guatier, que ejerció como bibliotecario suyo. Cuando en 1886 la República expulsó de Francia a los Bonaparte, ella fué la única que permaneció en el país. El retrato de Édouard Dubufe la presenta en 1861 en todo su esplendor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.