En Quappi con suéter rosa Max Beckmann retrató a su segunda mujer, Mathilde von Kaulbach, hija del pintor alemán Friedrich August von Kaulbach, compañera de Beckmann el resto de su vida. El retrato está realizado en dos fases, en la primera, en el Frankfurt de 1932, la modelo aparecía sonriente,feliz. En la modificación posterior, en el Berlín de 1934, la vida de la pareja había cambiado dramáticamente. Los nazis habían obligado a la pareja a vivir clandestinamente. 

Max Beckmann retrató en otras ocasiones a su mujer, presentándola como modelo de mujer moderna, decidida y segura de sí misma. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.