María Trip era hija de un comerciante rico de Ámsterdam a quien Rembrandt van Rijn pintó en 1639. Ella posa mostrando orgullosamente su vestido de fino lino blanco, sus valiosas perlas y su abanico plegable, una cara rareza en ese momento, demostrativos de su riqueza. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.