La dama de edad madura que mira al espectador con cierta displicencia es María Semprún y Pombo, casada con el militar Rafael de Vargas. La riqueza de las alhajas y la vestimenta que luce son expresivas de la rica burguesía a la que pertenecía, a la que retrataba el autor del óleo, Emilio Sala Francés, amigo del matrimonio.

La obra fue cedida por Carmen Gónzalez Álvarez, viuda de uno de los hijos del matrimonio, al Museo del Prado, que la tiene cedida en el Museo de Málaga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.