María Ramona de Barbachano Arbaiza (1760-1834) era una joven de una rica familia bilbaína. A los 23 años se había casado con un primo militar que murió dos años después en Colombia. Fue rescatada de esa temprana viudez en 1787 al casar con Antonio Adán de Yarza, miembro de una poderosa y aristocrática familia vasca.

Ramona viste con sencillez «inglesa» pero siguiendo la moda francesa: vestido de muselina blanca fruncida, volantes de seda en la manga, manteleta de volantes. Como accesorios, dos relojes de oro con leontina de oro también, guantes de seda, pamela de piel de cabritilla, abanico de marfil…

La pareja y la madre del marido fueron retratados por el pintor Goya, lienzos que forman el conjunto conocido como Los Goyas de Zubieta, expuestos en el Museo de Bilbao.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.