María Gutiérrez Blanchard, María Blanchard en el mundo del arte, nació en Santander en 1881 en una familia acomodada y culta. Un accidente de su madre durante el embarazo le provocó una desviación de columna que la deformó el cuerpo -cifoscoliosis- y la ocasionó grandes sufrimientos físicos y espirituales. Ella, amante de lo bello en estado puro, se negó siempre a ser fotografiada y afirmó que hubiera cambiado toda su obra por un poco de belleza.

En 1903 se traslada a Madrid con el propósito de iniciarse en el camino del arte. Frecuenta los estudios de pintores consagrados y tres años después consigue exponer y ser premiada, que le vale para obtener una beca de la Diputación y el Ayuntamiento de Santander. En 1909 se traslada a París, en ese momento el epicentro del mundo artístico. Frente a la sociedad cerrada que había encontrado en Madrid, París significa para María la libertad y el descubrimiento del cubismo. En la Academia de Pintura Vitti, aprende con Anglada Camarasa y Van Dongen. Viaja por Europa y establece amistad con Diego Rivera. En Paris y se relaciona con Juan Gris y los pintores de la vanguardia cubista.

En 1915 vuelve a España, Ramón Gómez de la Serna organiza una exposición con obras de Blanchard que es recibida con burlas por la crítica y el público. Tampoco consigue ser respetada por sus alumnos cuando ejerce la docencia en Salamanca, así que decide volver a París, la ciudad donde se sentía libre y donde se quedará para siempre. Participa en exposiciones colectivas con otros pintores cubistas y también individuales, en la capital de Francia y en otras ciudades europeas, recibiendo críticas muy favorables. Paul Claudel inspiró sus poemas en alguna de sus obras.

Coincidiendo con la primera guerra mundial, algunos artistas se replantean una vuelta a los cánones clásicos del arte. María Blanchard vuelve a la figuración y se adentra en el realismo mágico, lo que la enfrenta a Juan Gris, quien sigue profundizando en el cubismo. La muerte de Gris en 1927 la sume en un estado de abatimiento y en una crisis religiosa que la lleva a desear entrar en un convento, sin dejar por ello de pintar. Su familia la rodeó de afecto y compañía, pero su presencia cerca de la artista supuso para ella también una agobiante carga económica.

Murió en París el 5 de abril de 1932. A su entierro acudieron grandes figuras de la cultura instalados en la capital francesa y muchos de los indigentes a los que María había ayudado durante su estancia parisina. La prensa francesa escribió ese día: “El sitio que ocupaba en el arte contemporáneo era preponderante. Su arte, poderoso, hecho de misticismo y de un amor apasionado por la profesión, quedará como uno de los auténticos artistas y más significativos de nuestra época. Su vida de reclusa y enferma, había por otro lado contribuido a desarrollar y a agudizar singularmente una de las más bellas inteligencias de ese tiempo“.

En España, el Ateneo le rindió un homenaje al que asistieron Clara Campoamor, Ramón Gómez de la Serna o Federico García Lorca, quien leyó un elogio a la artista fallecida. Lamentablemente, a partir de ahí su obra cayó en el olvido y sólo a partir del siglo XXI ha empezado a ser recuperada. A pesar de ello, cuando se habla del cubismo se menciona indefectiblemente a Gris y se omite a Blanchard. El Museo Reina Sofía de Madrid cuelga una muestra de su obra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.