Los retratos son, en muchos casos, la demostración del estatus social del retratado o de su familia. Ese parece ser el caso del de María Antonia Muñoz y Valdés realizado por José Gutiérrez de la Vega en 1861. La dama viste la moda del momento, incluído el miriñaque, y luce valiosas joyas. La dama estaba casada con Felipe Micó Botín.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.