María Magdalena es el símbolo del arrepentimiento y también de la utilización de la belleza de la mujer como elemento ejemplificador. José de Ribera la representa aquí penitente, apoyada la cabeza sobre una calavera, en actitud pensativa, vestida con sayal de esparto entrelazado y con un bote de ungüentos, otras de las características que identifican a esta mujer, de la que tampoco sabemos mucho. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.