Magdalena penitente por José Ribea

Ayer veíamos cómo los pintores elegían a María Magdalena como prototipo de mujer guapa, ergo pecadora, y penitente, ergo arrepentida. José Ribera sintetiza aquí uno de los temas favoritos de la Contrarreforma: una Magdalena hermosa, devota y penitente.   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.