La hija del guardacostas, es una acuarela realizada en 1881 por Winslow Homer, un pintor estadounidense del siglo XIX. La protagonista es una de las mujeres pescadoras de las costas del Mar del Norte, donde el autor pasó una larga temporada. La escena tiene un tono épico, la joven aparece con una corneta, buscando quizá a los supervivientes de un naufragio o a una embarcación perdida en la niebla. Simboliza la lucha de la humanidad con las fuerzas de la naturaleza.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.