La familia del pintor

En este cuadro de familia, obra de Jacob Jordaens, nada es casual, cada pincelada tiene una razón. Muestra el ambiente de una familia burguesa en los Países Bajos en el siglo XVII tal como la presenta un pintor entonces ya famoso, con aspiraciones de aristócrata. Los personajes, aparte del propio Jordaens, son su esposa Ana Catharina van Noort -hija mayor de Adam van Noort, quien había sido maestro de Jacob y de Rubens- y la primera hija del matrimonio, Elizabeth, que había nacido en junio de 1617.

La esposa viste con estudiada sencillez, luciendo una espectacular gola blanca y joyas discretas; a la niña le adornan con joyas que no dejan dudas del poder adquisitivo familiar. El caballero posa con donosura, sosteniendo un laúd en la mano izquierda que tanto puede indicar el dominio de las artes del autor como el cálido ambiente familiar. Para que no quepa duda de su estatus, se retratan con el servicio: una joven de ropaje colorista, menos sobrio que el de los señores, que muestra un cestillo de fruta, expresivo de que en la despensa hay abundancia. La fuente que aparece en el ángulo superior izquierdo simboliza el amor de la pareja, como la fruta que la niña sostiene en la mano; el loro, la fidelidad marital; el perro que asoma tras las piernas del caballero expresa la unión de la pareja. Una carta de presentación en regla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.