Adolfo Guiard, pintor vasco que en 1878 viajó a París y se codeó con los grandes artistas de la época. Con Degas se aproximó al impresionismo y con Zola a la realidad social. La aldeanita del clavel rojo -y la mirada triste- participa de ambas tendencias: refleja el trabajo infantil, embellecido por el entorno, aquí un mundo rural que pronto iba a desaparecer con el ensanche de Bilbao.

Se refugia en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.