Isabelle Brandt era una mujer inteligente y bondadosa. Hija de un prestigioso humanista de Amberes, Jan Brandt, fue la primera mujer de Peter Paul Rubens, con quien se casó en 1609. Fueron felices y tuvieron tres hijos -Clara, Albert y Nikolas- hasta que en 1626 murió, víctima de la peste. El pintor dedicó los cuatro años siguientes a viajar, época en la que visitó Madrid; después de ese tiempo se casó con Helene Fourment.

Isabelle sirvió de modelo a su marido, el retrato que encabeza este comentario es el último de los que hizo de ella. La elegancia de sus ropajes y de las joyas que luce da idea de la posición que gozaba el pintor y su familia. “Perdí una excelente compañera. No era caprichosa, ni débil, sino que fue la bondad y la honestidad”, dijo de ella Rubens. El retrato está en la galería de los Uffizi desde 1773.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.