Inés nació infanta de Castilla, hija de Alfonso de la Cerda «el Desheredado» y de Mahalda de Narbona. Casó con Fernán Rodríguez de Villalobos con quien tuvo tres hijos. Fue enterrada en el monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo (Palencia) que, tras la ruina del cenobio a finales del siglo XIX, pasó al Museo Arqueológico Nacional.

El sepulcro, compuesto de sarcófago y estatua yacente, muestra escenas de las exequias de doña Inés y un epitafio que para sí quisiera cualquier hija de vecina: Aquí yace enterrada Inés de clara estirpe nacida, fecunda en virtudes, piadosa, limpia de todo pecado mundo, prudente y elocuente, está lejos de la muerte eterna. Arrebatada la vida en el año 1339 de la era.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.