Las mujeres sabias

Cuando Molière quiso ridiculizar la hipocresía de la sociedad de su tiempo escribió Las preciosas ridículas, primero, y luego, Las mujeres sabias. A él y a otros muchos como él, le parecía que mujer y sabiduría eran conceptos que solo podían ir juntos si se tomaban a chacota. En realidad, a esas alturas del siglo XVII llovía sobre mojado.

El humanismo renacentista había traído unos aires de renovación en los siglos XV y XVI que, entre otras propuestas, suponía una consideración de las mujeres más próxima a la igualdad que en el medievo. Pues bien, en la corte de Isabel la Católica se formó un grupo de mujeres brillantes, cultas y bien preparadas, que participaron en el proyecto renacentista tanto como pudieron hacerlo sus pares masculinos, que fueron bautizadas como las Puellae doctae, esto es Las niñas sabias. Contribuyeron a difundir las lenguas clásicas y a extender la educación femenina, todas con gran esfuerzo y espíritu de superación. No importa que entre ellas estuviera Beatriz Galindo, apodada la Latina por sus saberes; escritora, había estudiado teología y medicina y fue maestra de la reina e instructora de sus hijos; creadora de una academia de filosofía para las mujeres. O Lucía Medrano, Juana Contreras o Teresa de Cartagena, mujeres que destacaron por sus “industrias, estudios y trabajos”. Menéndez Pelayo, que no es sospechoso de feminismo, llegó a contar más de cuarenta de estas mujeres en su obra Humanistas españoles del siglo XVI. Da igual, para los hombres, que son quienes tienen el poder de designar y de nombrar, solo serán Las niñas sabias.

Algunos académicos ni las incluirían entre sus lecturas aconsejables.

2 thoughts on “Las mujeres sabias

  1. Mientras lo masculino sea lo universal y lo femenino tan sólo una parte de él, lo nuestro será eso, un resto, una extravagancia, una bobada. Lejos de pensar lo especial, talentosa y valiente que tenía (y tiene) que ser una mujer para atreverse a meterse donde nadie la llama, se recurre al volumen de su impacto para medir su valía.
    Pero porque fueron somos.
    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *