Maerten van Heemskerck. Retrato de una dama hilando, 1531. Museo Thyssen

El retrato de una dama hilando es una de las obras que hizo famoso a su autor, Maerten van Heemskerck, pintor flamenco del siglo XVI que fusiona el estilo del país con las influencias italianas de Rafael y Miguel Ángel. Más que un retrato, es un modelo: el de la mujer virtuosa, la buena esposa dedicada al cuidado de su hogar, vestida con sencillez no exenta de elegancia. La escena se centra en la mujer, sin más adorno que el cestillo de labor que cuelga de la pared, en el que no faltan las tijeras, la devanadera de madejas y un escudo. La mujer hilando es la forma que los artistas holandeses presentan a las mujeres honestas y castas que rechazan las tentaciones. En ocasiones se ha creído que la mujer era la esposa de un miembro del Consejo de Haarlem o bien alguien relacionado con alguna de las familias poderosas de su tiempo: los Van Dordt, Van Voerst o Van Voorst, como apuntaría el escudo. La mujer que hila mira al frente, indiferente a las especulaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.